Skip to main content

A finales de junio tuve la oportunidad de disfrutar de una estancia en un lugar espectacular, Sanillés, antiguo balneario en La Cerdanya, cerca de Martinet. Las edificaciones impresionantes, el paisaje no menos! Anna Gurney, del proyecto Boodaville, me invitó hace unos meses a co-facilitar esta formación para «Youth Workers» (personas que trabajan con jóvenes). Me llevó a este rincón de belleza, de sanación y de conexión con la naturaleza. Con ello me regaló esta experiencia profunda de «inter-being» (inter-ser), concepto que vimos repetidamente en la misma formación, entre personas de 16 países diferentes, de edades variadas, todas emanando una energía preciosa.

Entre las dos, Anna y yo pudimos co-crear un currículum interesante con título «Living the Questions» (Vivir las Preguntas) y que fue basado en el libro de Daniel Christian Wahl «Diseñando Culturas Regenerativas» tanto como las bases éticas de la Permacultura.

El programa consistió en:

una introducción a la ecología y varios conceptos de la permacultura

una conexión con la naturaleza a nuestro alrededor

unas prácticas a favor de la propiedad (sembrando fertilidad) tanto como nuestra Salud Física (cansándonos corporalmente) y Mental (aprendiendo en acción, asimilando información, formulando preguntas claves y practicando un pensamiento lateral)

una profundización en temas de necesidades básicas como la Soberanía Alimentaria y el Agua, las ciudades y barrios de hogares dándonos Cobijo, la Energía en forma de dinero cuando hablamos de la Economía Circular y la Economía del Donut, la Resiliencia Personal y Social… Usando donde podemos dinámicas participativas, fomentando así una educación co-creada por la misma persona participante… Pensando cuanto podamos en cubrir las expectativas y necesidades lo máximo posible, considerando los recursos y límites presentes… Un verdadero viaje por los #SABERES!

Durante la convivencia tuvimos tiempo también para conocernos en momentos de pausa, escucha activa y silencio completo, de conexión en lo lúdico y creativo. Estuvimos comiendo y también recogiendo o limpiando juntes, compartiendo (deliciosas!) curiosidades de cada cultura. Lo bonito que es abriéndose al inter-ser que cada persona había anhelado tanto durante ya tantos meses (respetando las recomendaciones oficiales) y creando así un tejido humano muy bonito, y cosechando una Inteligencia Colectiva mucho más amplia que la de Anna y mía combinada. Ha sido un placer poder enseñar algunas cosas, poder aprender muchas otras.

Este tipo de acciones, hechas posibles por la co-financiación de Fondos Europeos mediante el programa Erasmus+ para animadores/mentores júveniles, me parecen tener muchísimo valor en los tiempos que estamos viviendo, para fomentar una educación para el desarrollo sostenible trans-fronterizo y una colaboración respetuosa entre culturas y generaciones.

Equipo de facilitadoras, Anna & Aline
foto por Zala Hrastar

Gracias Anna, por la oportunidad. Gracias Frank, por compartir Sanillés con nosotres. Gracias a todas las personas que han hecho de esta formación lo que fue, una estancia de unos 10 días enormemente enriquecedores para mi!