Skip to main content

Oh, motivación, mi motivación!

Dónde estás que no puedo diseñar!?

El proceso de diseño tiene tanto de análisis de funciones y elementos cubriendo necesidades como de creatividad e inspiración.

Al fin y al cabo es como una poesía.

Ordénas palabras en una frase (elementos del sistema), evócas imágenes futuras (trabajas con la belleza y la sucesión natural), te emocionas,… pero sobre todo queremos cubrir unos objetivos que pueden ser tanto conscientes como inconscientes, pragmáticos como políticos. En el diseño de permacultura hay una intención clara de transmitir un mensaje, unas éticas, unos principios para llegar a tal fin.

En el Proceso de Diseño, como hemos visto en nuestro anterior artículo, se suceden varias fases pero ninguna de ellas puede estar separada de ¿Para Qué? y ¿Por qué? hacemos el dichoso diseño. Identificar el Propósito correctamente y tenerlo presente durante todo el proceso es una de las claves del éxito de un diseño. Si este objetivo no está claro, el Proceso nos puede llevar muy lejos a resultados que después serán difíciles de corregir.

A veces nos podemos encontrar con diseños que funcionaban muy bien en el papel,  pero después de su implementación vemos que hay algo que no fluye, el mantenimiento no se hace o genera constantemente cuestionamientos entre las personas implicadas. Muchas veces esto es un indicador de que el diseño no está cubriendo una necesidad real o que está alejado de la Visión más global, de la Misión más clara o del Objetivo más concreto.

¿Cómo podemos identificar ese propósito claramente?

No hay una receta. El proceso de indagación puede nutrirse de diferentes herramientas, preguntas, meditaciones, sueños, experiencias reveladoras, más preguntas, honestidad, mucha honestidad.

¿En que se basa mi calidad de vida?

¿Qué actividades realmente me satisfacen?

¿Qué necesidad básica me cuesta mucho energía (tiempo, dinero) cubrir?

¿Cómo quiero vivir de aquí a 10 años?

¿Qué paisaje quiero ver alrededor mío?

¿A qué mundo quiero pertenecer?

En La Casa Integral constantemente sobrevuelan estas indagaciones, en nuestros propios diseños, en nuestros cursos o en las jornadas cocoteras en nuestro Espacio Demostrativo, cada último domingo del mes.

Para comenzar nuestro CDP online #SABERES para un futuro posible te pedimos también de conectar con tu propósito, en la Vida, en la misma formación, en tu día a día. Creemos que cuando realmente conectamos con nuestra Visión verdadera, nuestro propósito en la Vida o nuestro rol en el ecosistema, entonces nos sentiremos más capaces de tomar decisiones correctas para nuestro contexto, más empoderadas como personas líderes, más satisfechas con nuestro día a día y más realizadas en general. Personas satisfechas y contentas no necesitan lucha, poder, guerras…

Un extracto de ese módulo: 

Te proponemos hacer uno de estos ejercicios – ¡o todos! – para que puedas encontrar tu motivación de diseño para este curso, este mes, los siguientes 3 a 5 años…

Seguir una visualización guiada, leyendo esta parte del capítulo 2 del libro de Stephen Covey, Los 7 Hábitos de Personas Altamente Efectivas. 

Escucharle y verle a Donella Meadows en este video en YouTube: Con los Pies en la Tierra (los subtítulos no son del 100% correctos, pero suficientemente bien hechos para entenderla)

Definir tu Marco Holístico (Allan Savory), sobre todo si tienes una granja y trabajas con animales 

Hacerte un “Vision Board” (pizarra de la visión) en combinación con unos Objetivos SMART (MARTE) como antes mencionados y una observación de tu Rueda de la Vida.”

En nuestro Estudio de Diseño cada cliente es un mundo y una oportunidad nueva para indagar de diferentes maneras. La Entrevista al Cliente que utilizamos siempre tiene variaciones y nos empuja a nosotras mismas a observar la persona que tenemos delante desde diferentes ángulos, percibir y recibir sus sueños y motivaciones con gran apertura, para que no se nos escape nada. Les pedimos de definir su Propósito, sus Necesidades Concretas, sus Recursos y sus Límites. 

A veces la persona diseñadora tiene sus propios sueños… y es importante apartarlos. Cuando en Permacultura hablamos de “conocer la naturaleza”, también estamos hablando de esa naturaleza humana sutil y compleja. De allí nuestra recomendación de invertir mucho tiempo en tus propias Estructuras Invisibles para ser mejores diseñadores, conociéndote y lo que es tuyo, para no mezclarlo con lo que visualiza tu cliente. A veces quizás hay que analizar la situación y aceptar que “trabajar cón la naturaleza, no en su contra”, quiere decir que no todo tipo de cliente es para ti. 

Pero volvamos a la Motivación de Diseño. En el libro de Stephen Covey “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva”, vemos que el hábito 2 es: “Empieza con un Fin en Mente”. ¿A dónde vamos? ¿Dónde queremos llegar? ¿Por qué diseñamos? ¿Para qué? ¿Qué necesidad queremos cubrir? Necesitamos un horizonte para ayudarnos en la toma de decisiones, se podría decir que con una brújula es mucho más fácil navegar. 

Todo diseño comienza con una Motivación de Diseño, tuya, o la de tu cliente. Tenemos una diversidad de necesidades, o deseos, en el mundo y entre seres. No siempre son necesidades básicas nuestros deseos, y no todos nuestros deseos podrán ser cubiertos por nuestro ecosistema si son caprichos. Allí nos llega con claridad el hecho de que vivimos en sistemas anidados y que las Éticas son nuestras mejores guías para que puedan seguir siendo compatibles nuestras acciones para cubrir nuestras necesidades y las de otros seres.

No existe nuestra cultura sin el ecosistema que le aporta la base. La Ecología siempre será el factor limitante de nuestros diseños de culturas “permanentes” en el tiempo (¡hay mucho lugar para la creatividad dentro de ella!). De allí la famosa respuesta permacultural: ¡“Depende”! Porque depende del lugar donde nos encontramos, depende del contexto, con sus múltiples capas que iremos desgranando a lo largo de nuestra formación #SABERES.

Nuestro primer cliente es entonces Gaia. Moviéndonos de una mirada Antropocéntrica a una Biocéntrica. Nuestros proyectos (aunque por defecto humanos) sólo tendrán futuro si se encuentran en sintonía con su contexto, Cuidando al Planeta, a las Personas y al Futuro a la vez. 

Si no vivimos dentro de los límites de nuestro ecosistema corriente (hay muchas variantes de Gaia durante los millones de años ya pasados, solo ahora es que se dan las condiciones para la vida humana), nuestro ecosistema se desequilibra y las especies que ahora (todavía) vivimos en ello no encontrarán manera de cubrir sus necesidades básicas. Gaia no nos necesita a nosotras, nosotras a ella sí. 

La ciencia ya nos ha hecho ver que como humanidad necesitamos a nuestro ecosistema sano y diverso, si es que queremos sobrevivir como especie, entonces se podría derivar de esa frase, de este contexto que estamos viviendo desde hace ya unos cuántos años, que nuestra motivación principal como humanidad debería ser en la base una y la misma: un ecosistema sano y diverso, o dicho de otra manera, un mundo sostenible y una humanidad preparada para lo que nos viene (¡y lo que ya está aquí en algunos contextos!).

En otro artículo escribiremos sobre la manera de poder hacer visible la efectividad de nuestros diseños, de poder medir si nuestra Visión está ya más cerca y si nuestros Objetivos MARTE son correctos o si deberíamos ajustarlos para cumplir con las 3 Éticas.

¿Y tú, por qué y para qué diseñas? 

Con gusto te acompañamos en nuestro CDP #SABERES para un futuro posible si quieres profundizar en la técnica de diseño y aprender más sobre estrategias, técnicas y herramientas en una comunidad de personas como tú. ¡Chequea nuestro blog para la fecha de comienzo del siguiente cohorte si te llama la Permacultura!

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments